Connect with us

Argentos por el mundo

Daniel Castano, el pitcher con sangre argentina que debutó en MLB

Pocas semanas atrás, la MLB se paralizaba por completo y veía, aunque sea fugazmente, peligrar su temporada. Los Miami Marlins, equipo de uno de los estados más golpeados a nivel nacional por el COVID-19 (Florida), había sufrido un brote de coronavirus que llegó a afectar a más de una decena de personas, entre jugadores y empleados.

Luego de varios días sin actividad para evitar seguir esparciendo los contagios, los Marlins retomaron la temporada, aunque con bastantes caras nuevas. Entre ellas estaba la de Daniel Castano, un pitcher zurdo, de 25 años, que había llegado a la organización como parte del cambio que envió a Marcell Ozuna a St. Louis en 2017. Daniel, que nació en Orlando, hizo la secundaria en Texas y jugó béisbol para la universidad de Baylor, había sido drafteado por los Cardinals un año antes con la elección de 19° ronda. Y el gran detalles es que tiene sangre gaucha corriendo por sus venas: parte de la familia de su padre es de Argentina y todavía viven en nuestro país, más precisamente en Temperley, en la zona sur del conurbano bonaerense.

Castano, a quien el legendario Don Mattingly (manager de los Marlins) describió como “un ganador, alguien que se impuso en todos los niveles en los que jugó y que está subiendo la escalera para establecerse en MLB”, hizo su debut en las Grandes Ligas el pasado 8 de agosto, cuando abrió y lanzó 4.1 entradas en el Citi Field de los New York Mets en un duelo que terminaría en derrota para los de Miami, por 8-4. Desde allí, Daniel acumuló cuatro aperturas más, siendo sus números, hasta ahora, 15.1 IP, 0-2, 4.11 ERA en el más alto nivel del béisbol mundial.

– Daniel, contanos sobre tu relación con Argentina.

– Mi abuela nació en Argentina, fue el país en donde conoció a su esposo y su padre tenía una pequeña panadería allí. Todavía tengo algunos tíos y tías viviendo allá. Mi papá es el cuarto mayor de cinco hermanos, tres de los cuales son argentinos. Luego ellos se mudaron a Estados Unidos y lo tuvieron a él en New Jersey. Yo nací en Orlando pero crecí en Texas, así que en la previa de los partidos siempre uso mi sombrero y botas de cowboy. En los Marlins me llaman mitad gaucho, por la conexión con Argentina, y mitad texano.

– Daniel, tell us about your relation with Argentina.

– My grandma was born there, that’s where she met her husband and her dad had a little bakery there. I still have some uncles and aunts in Argentina. My dad is the fourth oldest of five siblings, and three of them were born there. Then they moved to the United States and had him in New Jersey, and ended up moving to Miami, Florida, where my dad grew up. I was born in Orlando but grew up my whole life in Texas, so what I wear before games is my cowboy hat, my cowboy boots and that stuff. In the Marlins they call me half-gaucho, for Argentina, and half-texan.

– ¿Qué conocés sobre nuestro país?

– Crecimos con la comida argentina, a mi ‘grandma’ la llamo abuela, ella habla más español que inglés. Yo soy el séptimo hijo así que creo que esa era la excusa para no enseñarme tanto español, pero todos queremos aprender y estamos intentando hacerlo. Ella siempre nos habla a nosotros en castellano. Nuestro postre favorito es el dulce de leche y mi mamá nos hace milanesas con la receta de la abuela. Otras veces también hacemos empanadas. No es nada nuevo para nosotros. Lo que todavía no probé fue el mate, pero tengo ganas. Mi abuelo siempre hacía, todas las mañanas, yo era muy chiquito y no entendía bien qué era. Me quedaba con mi leche y mi jugo de naranjas.

Y aunque amo el béisbol y el fútbol americano, mi evento deportivo favorito es el Mundial de fútbol de la FIFA. Está en nuestra sangre, nada me gusta más que ver el Mundial y seguir a Argentina. Di María, Messi, Higuaín. Nos encanta. Estamos orgullosos de nuestra cultura y tenemos la bandera en nuestra casa. Mis papás estaban planeando ir para allá el verano pasado antes de todo lo del virus, por lo que pienso que tal vez puedan terminar yendo el próximo verano. La cultura suya es mucho más cercana a nosotros de lo que parece estando en Estados Unidos. Es más, me encantaría poder jugar para la Selección Argentina. Estuvimos intentando conectarnos con gente de allá.

– What do you know about Argentina?

– We grew up eating argentinian food, I call my grandma ‘abuela’, she speaks more spanish than english as well. I’m the oldest of seven so I guess that’s their excuse to not teaching me all the spanish. We all want to learn and are trying to learn right now. She always talks to us in spanish. Our favorite dessert is dulce de leche. My mom makes us milanesas from our grandma’s recipe, we would go over and make empanadas. I mean, it’s nothing like new to us. One thing I didn’t try yet is mate. My grandpa would make mate all the time, every morning. I was too little, I didn’t know quite what it was. I just stuck to milk and orange juice, basically.

And although I do love baseball and american football, my favorite sporting event is the FIFA World Cup. It’s in our blood, my favorite thing to watch is the World Cup and Argentina. You know, Di María, Messi, Higuaín. We love all that stuff, so it’s not anything foreign to us, it’s very close. We are proud of our culture, have the Argentina’s flag in our house. They were actually planning to take a trip there this past summer before the virus hit, so I think they are going to do that again next summer. That culture is a lot closer to us than it seems here in the United States. I would love to play for the national team. We’ve been trying to reach out and get connected, so it’s cool to touch base here.

– Ya que decías que te gusta el fútbol, ¿nunca jugaste allá en Estados Unidos?

– Sí, jugué cuando era más chico. Soy bastante alto, por lo que me costaba bastante coordinar con las piernas. Practiqué fútbol y fútbol americano. Si había algo bueno que tenía era el brazo, así que probé un poco siendo quarterback, pero el béisbol fue lo que más se destacó para mí, el deporte en el que sentí que tenía algún tipo de futuro.

– You said you love soccer, have you ever played there?

– I did when I was younger. I’m pretty tall, so I was very uncoordinated with my feet. I played soccer, I played football. The one thing I had was a pretty good arm, so I did some quarterback, some other things, but baseball was really the thing that stood out and where I thought I had some kind of a future in.

Daniel siendo relevado en uno de los juegos que abrió, junto a Don Mattingly.

– Hablando de béisbol, Daniel, hace algunos días tuviste tu debut a nivel de Grandes Ligas. ¿Cómo lo sentiste?

– Mi primera apertura la tuve en Nueva York, luego inicié otro juego en casa contra los Braves. Soy cristiano, muy creyente, por lo que el debut no lo fue todo para mí. Estoy afianzado en Cristo, pero al mismo tiempo fue alcanzar una meta muy importante por la que trabajé toda mi vida, fue muy bueno poder cumplirla. Sin dudas que fue algo diferente al no tener hinchas en las tribunas. Todos me decían eso. Con fanáticos, casi que no podés pensar mientras pitcheás. Fue muy intenso, estaba muy nervioso pero lo disfruté y creo que, en líneas generales, la cosa fue bien.

– Sticking to baseball now, some days ago you had your MLB’s debut, how was that for you?

– My first start was in New York, then I started at home against the Braves. I’m a Christian, so it wasn’t everything for me. I find my assurance in Christ but at the same time was a really cool goal and something I worked hard all my life, to finally see that happen was awesome. It was definitely a bit different without fans, everyone was saying that. With fans, you almost can’t think straight while pitching. It was really intense, I was really nervous but I enjoyed it and it went well, which was a lot of fun.

– ¿Estaba entre tus planes debutar en MLB este año o vino de sorpresa por todo el tema del COVID que tuvieron en Miami?

– Estaba planeando ir a Triple A, que es el escalón previo, y sabía que si ése era el caso, todo lo que tenía que hacer era pitchear bien. Pensé que tenía buenas chances de subir este año, tal vez alrededor del verano, dependiendo de la situación del equipo, por lo que no fue una total sorpresa. Lo que sí sorprendió fue la manera en que terminó sucediendo, con los muchachos enfermándose y yo siendo el próximo en la lista. Pero sentí que, siendo un lanzador de Triple A, si algo pasaba en un año normal, con suerte yo iba a ser uno de los que subiera y pitcheara en MLB.

– Was this MLB debut in your plans for this year or it came as a surprise due to the COVID outbreak the Marlins had?

– I was hoping to go to AAA, which is the level right before, and I knew that if that was the case, all I had to do was pitch well. I thought I had a good chance this year. I thought it would come maybe around the summer, maybe the fall, depending on the situation. So it wasn’t a complete surprise cause I felt ready. The way that it happened was a surprise, with the guys getting sick and me being the next one up, but I felt like, being a AAA pitcher, if something happened, I would hopefully be one of the first guys to come up to fill in and pitch in MLB.

– En estas aperturas que tuviste te tocó enfrentar a bateadores como Pete Alonso y Ronald Acuña Jr.. ¿Qué tan difícil fue poner out a jugadores de tal jerarquía?

– Hay un buen balance en eso. Es el mismo juego, lo cual lo vuelve divertido. Tenés que recordarte a vos mismo que es el mismo juego que creciste jugando. Hay que tirar strikes y tener buen comando de tus lanzamientos, y si te batean un home run, te batean un home run. Pero al mismo tiempo tenés que estar mucho más fino para ser lo más preciso que puedas. En la MLB, a los buenos bateadores les pagan de 10 a 20 millones por una razón. Hay ciertos jugadores como Freddy Freeman, de los Braves; Marcell Ozuna… a él lo saqué out la primera vez que lo enfrenté, pero en la tercera ocasión se ajustó a lo que yo venía haciendo y terminó pegándome un home run de algo que ya lo había complicado antes. Son peloteros inteligentes, saben cómo ajustar y son grandísimos bateadores. Fue divertido enfrentarlos y ver a qué nivel estoy yo en comparación. Mientras los ponía out me entusiasmaba porque sé que puedo lanzar en este nivel, y al mismo tiempo sabía que si cometía algún error, me lo harían pagar, y usualmente no es con un sencillo o un doble. Podés hacer seis o siete pitcheos en fila realmente muy buenos, pero si al siguiente fallás, te lastiman.

– In this games you had you faced batters like Pete Alonso, Ronald Acuña Jr., how hard was it to get those guys out?

– There’s a fine balance. It’s still the same game, which is funny, you have to remind yourself that it’s still the same game that you grew up playing. You just got to throw strikes and command your pitches well, if they hit a home run, they hit a home run. But at the same time, you have to be a lot finer to hit your spots a lot better. The good hitters in the MLB get paid 10 to 20 million dollars for a reason, comparing them to everyone else. There were certain guys like Freddy Freeman, from the Braves; Marcell Ozuna, I got him out the first time, but the third time in the game he kind of adjusted to what I’ve been doing and he ended up… I went six innings and no runs and in the seventh he ended up hitting a solo home run off me, off something that I got him out earlier. So they are smart, they know how to adjust well, they’re great hitters. It was fun to face those guys and kind of see where I stood. When I got them out it was encouraging because I knew I could pitch at this level, and at the same time I knew if I made a mistake, they would make me pay, and not just usually a single or a double, but a home run, so you definitely have to be careful with those guys. You can make six or seven really good pitches in a row, but if you miss in the next one, they can really hurt you.

– ¿Cómo fue llegar a un clubhouse de Grandes Ligas por primera vez?

– Estuvo bueno, muy divertido. Obviamente, fue un poco diferente porque los que subíamos éramos un grupo algo grande, y al ser sólo 60 juegos en lugar de 160, es todo como una carrera hacia los playoffs. Nos recibieron bien y esperaban que hiciéramos nuestro aporte para conseguir victorias. El clubhouse es sensacional, todos los muchachos son súper profesionales, muy amables, realmente nos hacían sentir parte del equipo.

– How was it to get to the Major League’s clubhouse for the first time?

– It was cool, really fun. It was a little different, obviously, cause there was a decent sized group of us that came up, and since it’s only 60 games instead of 160, it’s really like a playoff race. They accepted us right away and they wanted us to win and do our part. The clubhouse is awesome, the guys are very professional, very nice, very welcoming, they really make us feel part of the team. 

– ¿Qué se siente pertenecer a una organización dirigida por una figura como Derek Jeter?

– Cuando él tomó el control de la franquicia y empezó su proceso de reconstrucción, yo fui parte de uno de los cambios que se hicieron. Ahora hay muchos de esos jugadores y prospectos que estamos siendo llamados a Grandes Ligas y es algo muy bueno de ver. Nos da orgullo estar acá. Todo lo hacen de manera súper profesional. Derek Jeter quiere ganar, sabe cómo hacerlo y tenemos muy buenos jugadores. Casi que éste es el primer año en que realmente podemos competir y ganar muchos partidos, así que está bueno ver esa cultura ganadora. Esperamos poder llevarla por muchos años.

– How does it feel to be part of an organisation that works under Derek Jeter?

– When Derek Jeter took over and started rebuilding, I was in on some of the big trades that they did to start that. Now there are a bunch of those guys and prospects that are being called up this year, it’s really cool to see. It’s fun, we take pride in being part of this club, they’ve been doing everything very first class, very professional. Derek Jeter wants to win, knows how to win, and we have some really good players around us now. This is kind of the first year where we are able to compete and win games, so it’s really cool to see a winning culture that we hope to keep on going for years to come.

– El sistema de granjas de los Marlins tiene muy buenos prospectos y muy buenos brazos. Un ejemplo es Sixto Sánchez, quien está afianzándose en MLB. ¿Cómo te ves en esa competencia interna?

– El año pasado, nuestra rotación en Doble AA éramos yo, Sixto, Edward Cabrera, otro prospecto que va a ser tan bueno como hoy lo es Sixto, y Trevor Rogers, un chico que ya tuvo su debut este año. Él fue una elección de primera ronda en el draft, un zurdo que toca las 96-97 mph. Fue y es muy divertido jugar con ellos, manteniendo tan alta la vara de competición. Al día de hoy seguimos trabajando juntos, aprendiendo los unos de los otros, y ahora varios estamos llegando a Grandes Ligas juntos, lo que lo vuelve todavía más divertido.

– There are a lot of very good arms in that farm system, with guys like Sixto Sánchez that is establishing right now as a big leaguer. How do you find yourself in that competition?

– Last year, our rotation in Double AA was me, Sixto, Edward Cabrera, who is another prospect that will be just as good as Sixto one day, and then Trevor Rogers, another one that made his debut last week. He was a first rounder, I think he got up to 96-97 mph as a lefty. It was really fun to play with them, keeping that competition level high. We continue working hard together and learning from each other. Now we are kind of making our debuts together, so that is really fun too. 

– Tenés como entrenador a una leyenda de este deporte como lo es Don Mattingly, ¿pudiste interactuar con él?

– Este año fui invitado por primera vez al Spring Training de Grandes Ligas, así que cuando estuve ahí haciendo unas pruebas físicas me lo crucé. Él estaba con los mismos ejercicios, por lo que terminamos lado a lado. Fue un poco intimidante para mí por la leyenda que es, pero al mismo tiempo él fue jugador, por lo que es todo lo relajado que se puede ser. Es muy amable y fácil de llevar. Luego vino a verme mientras yo lanzaba un bullpen y también a mis juegos. Siempre me preguntaba algo, veía cómo me sentía y esas cosas. Tuvimos un par de buenas conversaciones. Él le da a sus jugadores una buena chance, oportunidades reales para hacer el equipo. Le preocupan los suyos y siempre responde por ellos, lo cual es algo que uno siempre aprecia, porque no todos los managers son así de egoístas. Hace que jugar para él sea muy fácil, y esa es una de las razones por la que uno vive esto tan relajadamente. Sólo hay que jugar pelota.

– Did you have the chance to interact a bit with Don Mattingly? How is he?

– I got invited to my first big league spring training this year, so when I was doing some physical stuff he was in there doing the same thing and we ended up being paired up, next to each other, and it was kind of intimidating for me because of the legend he is. At the same time, he was a ballplayer, so he was as cool as can be, very nice, very easy going. He was able to come watch when I threw my bullpens, my games, he would always come down, ask me a couple things about how I felt. We were able to have some good conversations. He gives his guys a fair shot, real opportunities to make the team. He cares for his players and always stands up for them, which you really appreciate, because you know that not all managers are that selfless. He makes it real easy to play for him, I think that is one of the reasons why we play so relaxed. Just go play ball.

– Ahora mismo estás en el sitio alternativo de entrenamiento de los Marlins, ¿esperás volver a ser llamado para arriba pronto?

– Por suerte, todos ya se estuvieron curando del COVID, y esos muchachos son experimentados de Grandes Ligas, con mucha más carrera de la que tengo yo, así que es normal que recuperen de vuelta sus lugares. Cuando me bajaron supe que volvería y que tendría una nueva oportunidad para seguir pitcheando bien. Eso me entusiasma, me hace sentir bien y espero tener otra chance pronto para ayudar a este equipo a llegar a los playoffs.

– You are now at the alternate training site of the Marlins, do you expect to be called up again soon?

– Everyone is starting to get healthy again from the COVID, and those are guys who’ve been big leaguers for a lot longer that I have, so rightfully they get their spots back. When I got sent down I fully expected to get back up and get another chance, to pitch well again. I’m excited about it, I feel good and feel that, hopefully, I will have another shot real soon to help us get to the playoffs.

– ¿Cómo ves a los Marlins en esta carrera hacia la postemporada?

– Es nuestro máximo objetivo, no hay dudas sobre eso. Estamos ilusionados. Se está haciendo todo para poder clasificar, poniendo a los mejores para que el equipo pueda continuar ganando. No se están guardando nada este año. Como hablamos antes, es el momento indicado así que esperamos poder cumplir.

– How do you see the team in this playoff’s hunt?

– That is the number one goal, no doubt about it. We are just excited. They are doing everything to get there, trying to put the right guys in the team to continue winning. They are not holding back this year at all. As we said earlier, this is the time for them to win and we are hoping to do that.

– Volviendo la charla al béisbol argentino, ¿sabías que nuestro país tiene ligas internas y una Selección que compitió, por ejemplo, en los últimos Juegos Panamericanos?

– Estábamos buscando información. La Selección de Italia me había contactado porque parte de mi familia también era de ese país, por lo que me preguntaron si me interesaba representarlos. Terminó no prosperando porque mi meta a nivel selecciones es jugar para Argentina. Estuvimos investigando un poco, consiguiendo contactos. Mi objetivo es, ahora, trabajar en mi español para poder ser bilingüe y hacerme entender mejor.

– Did you know that Argentina had baseball leagues and a national team that competed in, for example, the last Panamerican Games?

– We were looking into it. The Italian team reached out to me as well, because I guess before our family was in Argentina they were in Italy, so they reached out to see if I wanted to play for them and it really didn’t work out because my ultimate goal was to play for Argentina. We´ve been doing our research, trying to find some contacts there. My number one job right now is to continue to work on my spanish, so when I come down I can be bilingual. 

– Daniel, para cerrar, ¿querés dejarle algún mensaje a la gente de Argentina?

– El béisbol argentino está creciendo y a mí me encantaría ser una de las personas que ayude a que eso se consiga, para llevar el deporte al nivel de que se pueda competir con las naciones grandes que cuentan con múltiples jugadores de MLB. Si todo va bien, espero seguir haciendo mi trabajo en Grandes Ligas para que cuando pueda ir para allá, ayudar en ese desarrollo. Ese es mi sueño.

– As a conclusion, do you want to send any message to the argentinian fans?

– Baseball in Argentina is starting to grow and I would love to be one of the front guys that really helps grow this sport there, to bring it to a level in which we can compete with the big teams around the world that have multiple big leaguers. Hopefully I can continue to do my job in the MLB so I can then come down and, appropriately, do things to help there. That would be my dream.

Periodista formado en @escuelacpd, @DiarioOle y @defeweb. Béisbol y fútbol americano en Argentina. Coordinador y editor de @BeisbolArgCom.

📻 Desde el Bullpen

Un podcast destinado a hablar de todo el mundo del béisbol, desde MLB hasta ligas emergentes. Parte de BeisbolArgentino.com.ar.

 

Advertisement

Últimos tweets

More in Argentos por el mundo