Connect with us

Entrevistas

Federico Bisbal, un salteño querido en Córdoba

Federico Bisbal, un salteño querido en Córdoba

Federico Bisbal, el manager de 42 años que en 2017 se coronó campeón de la Liga Argentina de Béisbol con Infernales, asume un nuevo desafío en su corta pero exitosa carrera como entrenador de mayores. El nacido en Salta tiene una buena trayectoria como jugador (representó a Popeye, La Salle y a las selecciones de Córdoba, Salta y Argentina) y ahora buscará con Cóndores, su nuevo equipo, repetir lo que hizo el año pasado.

Su historia dentro del deporte, su relación con la provincia de Córdoba, los referentes que tiene en cuenta a la hora de dirigir a sus equipos, su visión del béisbol en Argentina y mucho más en esta entrevista con BeisbolArgentino.com.ar.

-¿Cómo, dónde y hace cuánto entraste al mundo del béisbol?
-A los 11 años uno de mis mejores amigos me llevó a jugar en las infantiles de Popeye. Yo estaba empezando séptimo grado y me hice opa béisbol, que así le decimos en Salta a cuando te vuelves fanático del deporte.

-¿Y tenías más o menos una idea de cómo era el juego?
-Sí, conocía por este amigo mío. Cuando llegué al club me di cuenta que era un lindo grupo de chicos y ya me quedé. Me hice fanático mal. Es más, todos mis hermanos fueron a jugar al béisbol también. Se podría decir que somos una familia beisbolera.

Federico (segundo desde la izquierda) junto al cuerpo técnico de Popeye en la Summer Cup.

-¿Qué considerás que le has aportado al deporte y qué te ha aportado el béisbol a vos?
-En mi etapa de jugador aporte llevando amigos a jugar y dándole difusión. También entrenaba a los más chiquitos hasta que me fui a Córdoba a los 19 años para estudiar Ingeniería Civil, carrera en la que me recibí, y gracias a Juan Elorza empecé a jugar en el club La Salle, que era donde estaba él. En ese equipo jugué unos 10 años en los que también representé a la Selección de Córdoba. Me arraigué mucho a La Salle, a la provincia e hice un gran grupo de amigos. Cuando volví a Salta y tuve que dejar el club perdí un poco las ganas y la motivación para seguir jugando. En ese momento abandoné el deporte completamente, de muy joven, a los 28 años más o menos. Siete años después, los chicos de la mayor de Popeye me fueron a buscar porque querían cambiar de entrenador y como yo había entrenado a los más chicos, sabían mi condición de beisbolista moderno y que me interesaban las estadísticas y esas cosas. Así se dio mi regreso a este mundo. El deporte me aportó principalmente las amistades que formé y que cultivé tanto en Salta como en Córdoba, relaciones muy buenas y sanas. También en el tema de la contención y apoyo: cuando llegué a estudiar me vine solo, a un lugar que no conocía, y los chicos de La Salle me ayudaron mucho en ese sentido.

-¿Cómo ves el crecimiento del béisbol en Argentina? ¿Qué aspectos consideras que falta mejorar?
-Creo que en las categorías en las que hay apoyo económico se logran mejores resultados que antes, pero a mi forma de ver, con la misma calidad de jugadores, antes la calidad estaba pero no el apoyo económico y las becas. Actualmente se logran más cosas porque los jugadores se pueden dedicar mayor tiempo al deporte. A nivel de menores, del desarrollo del deporte federado, cantidad de jugadores, cantidad de clubes y poderío de éstos, lo veo un poco estancado. Ojo que entiendo que el dinero que hay disponible es para atletas mayores de edad que compiten a nivel internacional y que no se puede desviar a lo que yo opino, que es la llegada de más chicos a los clubes, a lograr que se acerquen a conocer el béisbol. En lo que no estamos mejor es en sacar nuevos jugadores, tener equipos más numerosos. Todo el esfuerzo humano está pensado para los más grandes, mientras que en las divisiones menores un mismo técnico tiene cuatro categorías a cargo, siendo jugador, entrenador y dirigente. Para mí el cambio grande tiene que ser empezando de abajo, dándole materiales, pelotas y todas esas cosas. Se tendría que buscar el desarrollo del deporte y no quedarse sólo en los grandes, pero entiendo que no es lo más fácil de llevar adelante.

Con Sebastián Hernández en el Panamericano U15 disputado en Cartagena, Colombia.

-¿Cuál ha sido tu mejor experiencia o la más gratificante dentro del béisbol?
-Como jugador, haber podido estar en La Salle y formar un equipo muy bueno, con muchos jugadores jóvenes. Haber podido jugar ahí tanto tiempo, junto con amigos y teniendo un buen nivel de béisbol, que gracias a eso creo que fue que empezó a levantar la calidad y a tener alto nivel Córdoba en el deporte. Como técnico, haber podido formar parte del staff de la Selección Argentina el año pasado y los campeonatos con Popeye, que fueron varias Summer Cup, y la Liga Argentina disputada en 2017, que fue muy especial para mí.

-¿Qué te gusta ver en tus equipos? ¿Tenés algún referente?
-Me gusta que sean ordenados, calmos, que no haya efervescencia, me gusta la seriedad en mis jugadores, que sepan a que jugamos, nada de excitarse por demás, no dejar ir un partido por perder la cabeza. Un referente sería Marcelo Bielsa, pero trasmitiéndolo hacia el béisbol (risas). Aprendo de todos, no tengo tanta experiencia dirigiendo, en donde estuve me fue bien pero también porque el club era bueno.

-¿Y cómo se dio tu llegada a Cóndores? ¿Con qué te encontraste?
-Por razones personales me encontré viviendo en Córdoba todo este año, pensé que me iba a volver a Salta en el segundo semestre pero me quedaban por hacer un par de cosas acá, y como a ellos no los iba a poder dirigir Eduardo Capdevila, me hablaron Rodrigo Bruera y Federico Tanco para ver si quería ser el manager en la Liga Argentina. Lo pensé y decidí quedarme hasta fin de año en Córdoba y dirigirlos en el torneo. Ya conocía a algunos jugadores pero me encontré con chicos con mucha dedicación, que le ponen muchas ganas y esfuerzo a los entrenamientos, y con un plantel equilibrado entre jóvenes y jugadores con experiencia, con cuatro o cinco caudillos que están hace tiempo y van a ser fundamentales.

-¿Cómo ves la LAB que se viene? ¿Qué opinas de la política de refuerzos que se implementó?
-La veo súper bien, el año pasado salió muy buena y por lo que se ve, ésta va a ser igual o mejor. Sobre la política opino que se podría reconsiderar eso de que la LAB le de refuerzos a los últimos de cada zona, porque no necesariamente tiene que ver que con la actualidad, entonces ese fondo que tienen para que traigan dos nuevos se lo podría dividir entre los seis conjuntos participantes y que cada uno busque y traiga según sus necesidades. Con este formato, el segundo de cada zona se queda sin los refuerzos de alto nivel y se ve perjudicado.

-Por último, ¿quién es Federico Bisbal?
-Una persona apasionada por el béisbol y por todo, por ahí se me va la mano (risas). Dejame aprovechar esta ocasión para agradecerle particularmente a los popeyanos y a todos los chicos de Infernales, tanto a los jugadores como al coach, porque el año pasado fue difícil en lo personal y ganamos la Summer Cup y la LAB, pero sobre todo porque me apoyaron mucho en la parte humana, así que de mi parte darles las gracias por todo esto y decirles que me esperen porque pronto voy a estar de vuelta por aquellos lados.

More in Entrevistas