Connect with us

Clubes de la Liga Metropolitana de Béisbol

Jay Bartelli, un yanqui suelto en el béisbol argentino

Jay Bartelli, un yanqui suelto en el béisbol argentino

Un estadounidense que pase desapercibido por los diamantes de Buenos Aires debe ser difícil de encontrar. Viven el juego de otra manera y mucho más si hablamos de un entrenador. Jay Bartelli, nacido en New Jersey y de 60 años, es uno de ellos. Con su escaso manejo del idioma español (“estoy intentando aprender y voy a mejorar, lo prometo”, se excusa sin que haga falta), Jay es el entrenador principal de Vélez, uno de los equipos más históricos de la pelota nacional y que recientemente llegó a la final de la Liga Metropolitana.

Su historia en este deporte, el gran amor que lo llevó a dejar atrás Estados Unidos para mudarse a una desconocida Argentina, la dura batalla que le ganó a una cruel enfermedad y más en esta charla con BeisbolArgentino.com.ar.

-¿Hace cuánto estás acá y por qué viniste?

-Estoy en Argentina desde hace casi cuatro años, y vine porque mi mujer es de acá. La conocí en New Jersey mientras ella trabajaba en un restaurant mío. Yo estaba pasando por muchas cosas, entre ellas una enfermedad, ella quería volver a su país para visitar a su familia y la acompañé. Por suerte, acá conocí a un buen doctor que me puso en tratamiento y decidí quedarme. Hoy puedo decir que estoy 100% saludable y que en este país me salvaron la vida.

-¿Sabías que acá se jugaba al béisbol? ¿Conocías algo de Argentina?

-Sinceramente no. Cuando me enteré no lo podía creer, fue una gran sorpresa. Es un deporte en pleno desarrollo y siento que puedo aportarle y marcar una diferencia. Antes de llegar sabía dónde estaba Argentina porque todavía recuerdo mis clases de geografía (se ríe) pero no sabía qué esperar. Imaginaba algo más latino pero, por lo que conocí hasta ahora, por acá es todo muy europeo. Es un país hermoso y la gente es muy cálida. Vivo entre Villa Ballester y Palermo. Ahí tengo una casa que el año pasado le alquilaba a jugadores estadounidenses para que vengan a vivir y jugar para los Shankees, que es un equipo de chicos de EE.UU. Ese es uno de mis objetivos hoy en día: poner a Buenos Aires en el mapa del béisbol.

Jay Bartelli llegó a la Argentina acompañando a su mujer y encontró un lugar en el que es importante para el desarrollo del béisbol.

-¿Estando en Estados Unidos ya entrenabas equipos o todo comenzó acá?

-Allá jugué durante 56 años. De chico empecé como catcher, luego pasé al centerfield. En la secundaria comencé a jugar de pitcher y ahí fue donde más me destaqué. Tenía una buena curva.  Fui coach de mi vieja escuela parroquial, en donde tenía chicos de 13 y 14 años. Con ellos ganamos un campeonato. Después también entrené a escuelas secundarias, a equipos de American Legion Baseball (NdeR: una liga amateur de jugadores jóvenes que se juega en gran parte del territorio) y a los Bears, que participan en una liga independiente de New Jersey.

-¿Y cómo fue que empezaste a dirigir?

-En 1978 fui a un camp de los Chicago Cubs, en South Florida, y aquellos a los que les iba bien se los invitaba a un walkout tryout con ellos (NdeR: una prueba en la que los entrenadores te observan y evalúan tus cualidades). Yo fui invitado a participar pero el día anterior a esa prueba tuve un accidente de auto que hizo que mi carrera se terminase antes de lo pensado. Desde ese momento comencé a entrenar equipos.

-¿Cuál fue tu recorrido ya estando en Argentina?

Con los Buenos Aires Shankees, equipo formado por estadounidenses que viven en Argentina y que participa en la Liga Metropolitana.

-Empecé dirigiendo a los Shankees y tuvimos una temporada perfecta en la que ganamos los diez juegos, por lo que algunas personas empezaron a mirar para mi lado. Yo quería ayudar y hacer cosas por los chicos. Conocí a Martín Mondino, el presidente de la Liga, y me ofrecí para colaborar en diferentes actividades ligadas al béisbol. Luego de un tiempo en el que también dirigí a los Patriots, Vélez me ofreció acompañar al equipo a la última Summer Cup que se disputó en Salta para ver si podíamos congeniar entre los muchachos y yo. Terminamos con un récord de 4-1, en el segundo lugar, y decidieron darme el puesto.

-¿Y qué encontraste en Vélez?

-Un club muy organizado. Trabajan con los jugadores desde que son chiquitos y los van promoviendo a través de las distintas categorías hasta que llegan arriba de todo. Se preocupan por los jugadores. Marcelo Alfonsín, pitcher del equipo de Top Seis, hace un gran trabajo intentando desarrollar a los lanzadores. Todos escuchan, hasta los chicos que juegan en la Selección Argentina creen que pueden aprender algo de lo que yo intento transmitirles. Si tuviese que definirlos, diría que son un gran grupo de hermanos.

-¿Qué diferencias encontraste acá con respecto a los equipos que entrenaste en Estados Unidos?

-No quiero ser crítico porque sé y veo que todos acá se esfuerzan al máximo. Se hace un gran trabajo con los más chicos promoviendo el deporte. Para comparar, primero hay que recordar que 20 millones de personas jugaron al béisbol en Estados Unidos durante el año pasado, ¡20 millones! Acá sólo hay 2.000. A veces me frustro un poco cuando veo que en el nivel más alto de competencia hay cosas fundamentales que se hacen mal. Eso me dice que esos jugadores no fueron bien entrenados cuando eran niños, pero por suerte no pasa demasiado. Los chicos que se suman desde el extranjero le hacen bien al juego y eso genera que el nivel se vaya elevando.

De extenso recorrido como jugador en su país, Jay todavía le da al bate.

Periodista deportivo especializado en béisbol y fútbol americano. Ex Diario Olé.

More in Clubes de la Liga Metropolitana de Béisbol