Connect with us

Entrevistas

Max Hernández-García, el prospecto canadiense que sueña con jugar para Argentina

Max Hernández-García, el prospecto canadiense que sueña con jugar para Argentina

Casi 9000 kilómetros separan al Estadio Nacional de Béisbol de Ezeiza del Rogers Centre, de Toronto. En la capital del Estado de Ontario vive Maximiliano Hernández-García, un joven prospecto uruguayo-canadiense y con lazos con Argentina. Max es fanático de La Scaloneta, sueña con jugar en Los Gauchos y llegar a las Grandes Ligas.

Conociendo a Max

Max tiene 18 años y mide 1,87 metros. Vive en distrito de Etobicoke, ubicado en la parte oeste de Toronto, con su mamá Yanina y su hermana Steffi. Está cursando su último año en Western Technical Commercial School. En lo que respecta a su juego: batea y tira a la derecha. Se desempeña como campo corto, lanzador, jardinero y receptor. Sus deportistas favoritos son Lionel Messi y Ronald Acuña Jr. Pese a que sus padres son uruguayos, puede vestir la Albiceleste debido a que su mamá tiene doble nacionalidad, ya que nació Argentina y vivió en Longchamps hasta que se mudó al norte del Continente Americano a principios de los años noventa con su familia.

El fútbol en su ADN, pero el béisbol es su pasión

A pesar de haber nacido en tierras en dónde el hockey sobre hielo es deporte nacional, Maximiliano respetó sus raíces y ADN sudamericano y su inicio en los deportes fue con una pelota en los pies. “Empecé a jugar fútbol a los siete años, me iba bastante bien. Un día les dije a mis padres que quería probarme en un equipo de mejor nivel, uno más fuerte, con mejores jugadores, no quedé seleccionado y empecé a buscar otras actividades”, contó en un muy entendible castellano.

Pese a su revés en el soccer, Max, que hoy en día practica vóley, natación y bádminton, decidió probar suerte en los diamantes. “Al béisbol lo conocí a los 12-13 años cuando estaba en séptimo grado en la escuela. Jugué varios torneos de menores y a los 14 años jugué mi primer torneo U18 con un equipo de Ontario” y profundizó: “Soy fanático de los Blue Jays. Cuando vi el estadio por primera vez me enamoré de él. Tuve la suerte de participar de varias ceremonias previas a juegos y pude pisar el campo. Mi sueño es poder jugar algún día ahí. También simpatizo por los Atlanta Braves por Ronald Acuña Jr., mi jugador favorito.

La polifuncionalidad para poder jugar

A Hernández-García no se le hizo fácil a transición del fútbol al béisbol y sobre todo conseguir un espacio en su equipo de high school y por se motivo aprendió a jugar distintas posiciones.

Max en sus comienzos en el deporte

“Cuando empecé me costó encontrar tiempo de juego porque había chicos afianzados en distintas posiciones desde hacía varios años y no fue fácil conseguir un lugar. Mis ganas de estar en el campo me hicieron aprender a jugar distintos puestos para reemplazar a cualquier compañero y ser tenido en cuenta por mi entrenador”, describió el actual estudiante de la Western Technical Commercial School.

Cuando lo consultamos sobre su posición favorita, respondió: “Prefiero lanzar, ahora estoy en las 85 millas, pero los entrenadores me dicen que debería ser catcher, es una realidad que la posición demanda mucho físicamente, hay mucho riesgo de lesiones y no es tan fácil. En el campo corto me fue muy bien en varios los tryouts“.

Las diferencias entre el béisbol canadiense y el de Estados Unidos

Si bien el béisbol no es el deporte más popular en la nación norteamericana. El Team Canada es un equipo muy competitivo. Tiene en su haber dos oros panamericanos y así mismo, participó en todas las ediciones del Clásico Mundial de Béisbol. En la actualidad, 51 de sus peloteros se encuentran en la órbita de organizaciones de MLB y MilB. Joey Votto, inicialista de los Cincinnati Reds es el pelotero más reconocido.

En Canadá el béisbol no es tan fuerte como en Estados Unidos. Hay otro nivel, no hay tantos jugadores ni tampoco equipos como en Estados Unidos. En 2021, hicimos una gira por el Estado de Michigan con mi Travel Team (NdR: equipo de prospectos), nos enfrentamos con varias con academia y comprobamos que allá están un escalón más arriba. Allá se enfocan en desarrollar a edad temprana a los futuros peloteros, por ese motivo se ven chicos de 15 años que tiran a 90 millas. Lamentablemente, por ahora, acá se está viendo eso”, describió.

Max, en el centro y con el trofeo, se consagró campeón 2022 con su instituto secundario.

Su deseo de ponerse el uniforme de Los Gauchos

“Sinceramente, hasta hace unos años, me veía representando a Canadá. De hecho me citaron a un seleccionado juvenil, pero nunca pude entrenar debido a que llegó la pandemia”, confesó nuestro entrevistado.

Sin embargo, hace aproximadamente tres años y cuando el mundo estaba en cuarentena, Maximiliano comenzó a indagar y a interiorizarse por el béisbol gaucho y como todo adolescente en estos tiempos utilizó las redes sociales fueron su motor de búsqueda.

“Una noche sentí intriga sobre como era el béisbol en el país en dónde nació mi mamá y consulté en YouTube. Busqué si tenía una selección nacional y encontré un video de niños contando que practicaban el deporte, que eran muy pocos y que les decían que estaban locos al hacerlo”, recordó Hernández-García.

Y añadió: “Al poquito tiempo encontré un partido entre Venezuela y Los Gauchos. Y ahí la cabeza me hizo click y decidí que quería jugar para la selección. Inmediatamente, se lo dije a mi abuelo y él se puso contento por mi decisión. Mi sueño es ponerme la Albiceleste en algún torneo internacional, nací en Canadá, pero quiero representar a la Argentina. Voy a hacer lo imposible por ser tenido en cuenta”.

Su posibilidad en las eliminatorias del World Baseball Classic 2023

En julio de 2022 se conoció la noticia que Argentina jugaría el clasificatorio para el Clásico Mundial por primera vez en su historia. A diferencia de los torneos organizados bajo la órbita exclusiva de la Confederación Mundial de Béisbol y Sóftbol, en dónde el pelotero debe tener pasaporte del país al que representa. El World Baseball Classic tiene requisitos más laxos y menos estrictos para conformar sus rosters.

A solo dos años de enterarse de que en Argentina se practicaba al béisbol, Max tuvo la chance de mostrarse a través de video y fue tenido en cuenta en el barrido de peloteros elegibles que hizo el coaching staff encabezado por Rolando Arnedo y así lo recordó: “Durante la búsqueda de jugadores que hizo la Selección Nacional previa al torneo estuve en contacto el pitching coach Marcelo Alfonsín, le mandé videos, estadísticas e información. Desafortunadamente, no fui elegido, pero fue hermoso formar parte del proceso de selección”

A pesar de no haber sido seleccionado, Max quedó muy compenetrado con la participación de Argentina en el torneo: “vi todos los partidos que jugaron en Panamá. El día del debut estuve nervioso y ansioso. Cuando comenzó el juego ante Pakistán y ví a los jugadores en el campo, me imaginé en un par de años jugando con ellos. Fue increíble todo lo que pasó esa noche. El equipo hizo un gran torneo en líneas generales, ganó los partidos que tenía que ganar y le hizo un juegazo a Nicaragua”, dijo Max.

“Prefiero lanzar, ahora estoy en las 85 millas, pero los entrenadores me dicen que debería ser catcher, es una realidad que la posición demanda mucho físicamente, hay mucho riesgo de lesiones y no es tan fácil. En el campo corto me fue muy bien en varios los tryouts”

Lo que viene en su carrera

Max está cursando sus últimos meses en su escuela secundaria y el college baseball es su siguiente paso en su carrera deportiva. Nuestro entrevistado seguirá su carrera como estudiante-atleta en la Universidad de Toronto, en dónde cursará la carrera de Economía Financiera.

Varios de mis excompañeros de secundaria están jugando a nivel Junior College y por ese motivo estuve en contacto con algunos de sus entrenadores y me ofrecieron un lugar. Pero quedo en Canadá por un tema de costos. En Estados Unidos cuesta mucho dinero estudiar, aunque te den una beca”, describió. 

Y se explayó: “Si bien el nivel universitario candiense es inferior al de Estados Unidos y la vidriera es diferente. Los equipos de la Major League Baseball miran mucho hacia acá. El año pasado seleccionaron a cinco chicos de high school. Sé que si hago las cosas bien se van a fijar en mí“, concluyó el super-utility. 

Director de BéisbolArgentino.com.ar. Escribe sobre béisbol desde 2015. Comenzó en la web española www.sportsmadeinusa.com, en 2017 se sumó “Pitcheos Salvajes” (www.beisbolmlb.com). Twitter: @DiegoBeccacece - Email: [email protected]

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Entrevistas